Recetas De Pesca De Rio

El Carpaccio de salmón y lubina es una variante de un plato que Toñi Vicente, una de las mejores chefs de España, diseñó en los años ochenta y que yo adapté para este libro. Una receta exquisita, económica y fácil de elaborar, que diseñé hace treinta años y ahora aparece en varios libros como centenaria de la cocina asturiana. En este capítulo hemos compendiado algunas recetas habituales de diferentes países, adaptándolas a nuestros deseos y artículos a nuestro alcance.

recetas de pesca de rio

En Alsacia y regiones aledañas, es muy habitual este plato de Patatas rellenas de salmón y gratinadas con queso, un plato contundente que se agradece con esos fríos. En una sartén caliente con aceite de girasol rehogar las cebollas y el pimiento. No se caracteriza la trucha por tener un gusto bastante acusado o fuerte, sino más bien suave y rápido, fundamento por el que asimismo pasó algo mucho más inadvertida en la gran restauración. Su carne es tierna, amable y fácil de comer para casi todos los públicos, pero también algo insulsa para el que busca algo más de capacidad.

Primer Día De Pesca En Irlanda

Suelen venir en entero, así sea evisceradas o sin eviscerar, prestándose bastante bien a cocinarse tanto a la plancha como al horno. En el caso del horno insisto en no añadir calorías o mucho más sal, como solemos llevar a cabo con el jamón serrano, y sí apostar, por servirnos de un ejemplo, con ofrecerle un punto de gusto con aromatizadas que además de esto desgrasan el resultado final en el paladar. Sin embargo, la verdad es que tenemos la posibilidad de cocinar con la trucha en un montón de preparaciones distintas y, además, procurar no añadir grasas de mal a la receta. Es habitual haberlas preparado a la navarra o fritas, que son 2 formas muy frecuentes, pero en las que agregamos bastante grasa a la preparación.

Si está usted agotado de comer salmón para regular su colesterol y su bolsillo, pruebe este guiso, una exquisita caldereta con el beneficio de la cocina no apestará a pescaduzo a lo largo de una semana. Evidentemente tienen protagonismo las españolas, más que nada las de salmón, un pescado delicioso y muy saludable del que aún recuerdo la fiesta que se montaba en casa cuando pescaba alguno, o simplemente cuando mi padre compraba alguna rodaja que comíamos casi con vehemencia. No obstante en Francia son estos animalitos los que tienen papel protagonista en las grandes mesas.

Trucha Asalmonada O Trucha Blanca

Disponla en un bol y añade dos cucharadas de jugo de limón, el azúcar, media cucharadita de sal en escamas y dos o tres vueltas de molinillo de pimienta negra recién molida. Limpia bien el pescado, que debe servirse sin piel ni espinas, cortado en trozos de en torno a 1,5 cm. Ponlo en otro ol, con el aceite, la ralladura de un limón, otras dos cucharaditas de jugo de limón, una cucharada chica y media de sal en escamas y una buena pizca de pimienta. Revuelve todo y deja que el pescado se marine a lo largo de 30 minutos (no mucho más, ya que en caso contrario el pescado se reblandecerá en exceso).

recetas de pesca de rio

Una vez estén bien asadas las truchas, saca la fuente del horno e incorpora los tomates con todos los jugos y especias que habíamos guardado. Añadir cilantro picado al gusto y sirve de inmediato, en nuestra fuente o en platos separados. Comenzaremos limpiando nuestras truchas y secándolas con un papel de cocina.

En una fuente ponemos como base las patatas y las cebollitas y sobre estas la dorada abierta, que hemos salobre. Regamos con aceite de oliva y ponemos en el horno unos minutos o hasta que esté lista. Aparte en una sartén doramos un diente de ajo laminado con la guindilla, retiramos y volcamos el zumo de limón. En relación saquemos la dorada regamos con este refrito y servimos instantaneamente. Comenzaremos precalentando el horno a 200 grados centígrados con calor arriba y abajo. Mientras, limpiamos las vísceras del pescado, lo lavamos con agua fría y secamos con un papel de cocina.

500 g de dorada limpia entera, 2 patatas peladas y cortadas en rodajas panadera, 10 cebollitas francesas, 1 diente de ajo, jugo de 1 limón, 1 guindilla, sal al gusto y aceite de oliva virgen plus. 360g de trucha, 1 chalota, 2 limones, media cucharada chica de azúcar, 1 cucharadita de aceite de oliva, 25g de mantequilla sin sal, media cucharadita de comino en grano, 20g de pistachos, sal y pimienta negra molida. Reo de río 1,5kg, 3 cebolletas, 100g de panceta, 40ml de aceite, 250ml de cerveza, 2 cucharadas de jugo de limón, perejil fresco, sal y pimienta. Enharina las truchas y fríelas en aceite de oliva bien caliente, en la sartén mucho más grande que tengas. Solo debes freírlas un minuto por cada lado, lo suficiente a fin de que la piel quede crocante y, al comerlas, se desprenda de manera fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *